• Envíos a todo el país! GRATIS en compras superiores a $4000 •

En la mitología griega, Eros era el dios responsable de la lujuria, el amor y el sexo, y también era venerado como el dios de la fertilidad. Su nombre, es la raíz de palabras como erotismo, erótico, etc. Su equivalente romano era Cupido (Deseo), también conocido como amor. Se le asocía frecuentemente con Afrodita, diosa del amor femenino, de donde proviene el término Adrodisiaco.

Si Dios creó al hombre a Su imagen y semejanza, ¿por qué es tan difícil manejar nuestra sexualidad como Él manda? ¿Es realmente importante la sexualidad en el ser humano?¿El homosexual hace o se nace? ¿Cómo influye la pornografía en la vida sexual de una persona? ¿Es pecado la masturbación? ¿Qué secuelas deja a quienes la practican?

Estas y otras inquietudes de profundo interés son manejadas en este libro, que se convertirá en un camino terapéutico para aquellos que requieren sanidad en su área sexual y un bálsamo para curar heridas emocionales y restaurar la imagen de Dios y la pureza de la sexualidad en el ser humano.

 

Eros en la casa de Dios (bolsillo) - Liliana Posso Bonilla

Eros en la casa de Dios (bolsillo) - Liliana Posso Bonilla

En la mitología griega, Eros era el dios responsable de la lujuria, el amor y el sexo, y también era venerado como el dios de la fertilidad. Su nombre, es la raíz de palabras como erotismo, erótico, etc. Su equivalente romano era Cupido (Deseo), también conocido como amor. Se le asocía frecuentemente con Afrodita, diosa del amor femenino, de donde proviene el término Adrodisiaco.

Si Dios creó al hombre a Su imagen y semejanza, ¿por qué es tan difícil manejar nuestra sexualidad como Él manda? ¿Es realmente importante la sexualidad en el ser humano?¿El homosexual hace o se nace? ¿Cómo influye la pornografía en la vida sexual de una persona? ¿Es pecado la masturbación? ¿Qué secuelas deja a quienes la practican?

Estas y otras inquietudes de profundo interés son manejadas en este libro, que se convertirá en un camino terapéutico para aquellos que requieren sanidad en su área sexual y un bálsamo para curar heridas emocionales y restaurar la imagen de Dios y la pureza de la sexualidad en el ser humano.