• Envíos a todo el país! GRATIS en compras superiores a $4000 •

El rechazo conduce a comportamientos complacientes, búsqueda de atención, perfeccionismo, ira y amargura, dureza de corazón, orgullo, aislamiento, adicción a las drogas o alcohol, y promiscuidad sexual. Después de que el espíritu produce estos daños, el rechazo deja la vida irremediablemente desolada y en ruinas.

En Destruya el espíritu de rechazo, el exitoso autor John Eckhardt deja expuesto este espíritu malicioso a fin de que podamos liberarnos de él, restaurar aquello que está arruinado en nuestra vida, y caminar en la bendición y abundancia de Dios, de esta manera: 

• Recibiendo el sacrificio de Jesús en la cruz, el cual nos hace aceptables delante de Dios. 

• Aplicando estrategias espirituales y a través de oraciones de renuncia. 

• Orando y declarando victoria. 

Independientemente de lo mucho que su vida haya sido perjudicada, o de cuánta desolación, ruina, dolor, daño y rechazo haya experimentado, Dios es capaz de restaurarle y sanarle.

 

DESTRUYA EL ESPIRITU DE RECHAZO - JOHN ECKHARDT

DESTRUYA EL ESPIRITU DE RECHAZO - JOHN ECKHARDT

El rechazo conduce a comportamientos complacientes, búsqueda de atención, perfeccionismo, ira y amargura, dureza de corazón, orgullo, aislamiento, adicción a las drogas o alcohol, y promiscuidad sexual. Después de que el espíritu produce estos daños, el rechazo deja la vida irremediablemente desolada y en ruinas.

En Destruya el espíritu de rechazo, el exitoso autor John Eckhardt deja expuesto este espíritu malicioso a fin de que podamos liberarnos de él, restaurar aquello que está arruinado en nuestra vida, y caminar en la bendición y abundancia de Dios, de esta manera: 

• Recibiendo el sacrificio de Jesús en la cruz, el cual nos hace aceptables delante de Dios. 

• Aplicando estrategias espirituales y a través de oraciones de renuncia. 

• Orando y declarando victoria. 

Independientemente de lo mucho que su vida haya sido perjudicada, o de cuánta desolación, ruina, dolor, daño y rechazo haya experimentado, Dios es capaz de restaurarle y sanarle.